Hoy no…. de Jana Cerna.

“Hoy no en el culo” es sin lugar a dudas un título que despierta curiosidad y fue este último quien me convenció de tomar este libro. ¿Cómo no ser desafiado por tal exclamación? Intrigante, subversivo y directo, el título del libro de Jana Cerna me recordó rápidamente a Henry Miller o Anaïs Nin. Dos autores que me agradan principalmente. En lo personal, no pude resistirme y quería entender más… “Hoy no en el culo”, como nos comunica el editor, está tomado de un poema del creador.

Un extracto de este último también está que se encuentra en la primera página del libro y está en la imagen de Jana Cerna para comprender incisivo y sin limitaciones. Se desnuda y sin metas… ¿Quién era ese escritor? Subjetivamente irreconocible en Francia, no sé si esto es representativo de algo, pero no hay ningún artículo en Wikipedia Francia sobre ello y la página de Wikipedia en inglés tiene dentro sólo 4 pequeñas líneas. Oportunamente, el editor nos comunica como es debido, primero (brevemente para afinar nuestra curiosidad) en su portal web y principalmente en nuestro libro con una nota del editor redactada por Anna Rizzello, la directora del libro. Esta nota que me pareció increíblemente atrayente es muy completa. De hecho, esta introducción de Anna Rizzello nos facilita abarcar mejor a la autora Jana Cerna, pero también abarcar mejor su historia y su obra. Jana Cerna nació en Praga en 1928 y murió en un incidente de tráfico en 1981 después de vivir una vida llena de tumultos de toda clase. Sus padres, el arquitecto de vanguardia Jaromir Krejcar y Milena Jesenska (la famosa Milena de Kafka), fallecieron cuando Jana tenía sólo 17 años. También es después de este triste hecho que Jana Cerna es confiada a su abuelo. Ella entonces malgastó su fortuna heredada en un año para trabajar únicamente trabajos ocasionales así como señora de la limpieza, controlador de tranvía, etc. Casada numerosas ocasiones, madre de 5 niños, Jana Cerna era una inconformista….

Por último, Jana Cerna era parte del underground de Praga, una cultura clandestina prohibida en la Checoslovaquia comunista. Se encontraba con Egon Bondy (un creador mítico de la República Checa), a quien escribió una carta: “Hoy no en el culo”, porque sí, el libro que escribo hoy es una carta y también una carta. Hoy no en el culo” es entonces una carta. Es una carta de amor, pero no sólo, y también diría bastante más que eso. Es una afirmación, apasionada e inflamada, por un amor libre, por una sexualidad sin códigos ni tabúes, por la admiración que Jana Cerna transporta al espíritu de su apasionado, por su trabajo intelectual que ella considera más que nada. No obstante, esta carta es también una declaración en ocasiones cruda que rompe los códigos de conducta que Jana Cerna aborrece y quiere ver revolucionados. No es una carta de sumisión a su apasionado, no a la primacía masculina, sino todo lo opuesto… Jana Cerna habla de sus deseos y deseos sin limitaciones en un estilo de vitalidad extravagante. El texto bastante extenso para una carta es increíblemente moderno tanto en su propósito como en su estilo. Desde luego, esta carta no se habla sólo de sexualidad, sino también de literatura, política, filosofía y más que nada (a través de todas estas páginas de vitalidad y fluidez que me transportaron), hablamos de independencia, de todas las libertades… Con este texto, que todo hombre soñaría un día con recibir de una mujer (o de otro hombre según todos), fui verdaderamente subyugado. He aquí un corto extracto que quisiera que les inspire y que me se ve muy representativo, aunque es increíblemente difícil enseñar esta carta que trata de tantas cosas con sólo una o dos oraciones. Entonces, página 44

“Quiero, no, tengo que, entender que inclusive este puto y estas horas pasadas charlando tienen un vínculo con tu trabajo, todo lo mencionado no tendría ningún concepto si este vínculo no fuera tan ajustado y ajustado y anidado como me lo imagino. Quizás algún día lleguemos a estar verdaderamente juntos con todo lo que eso implica y será más que felicidad (…)”.

La Contre Allée también decidió reimprimir la biografía de su madre, Jana Cerna, que muy seguramente conseguiré. No sé si esto está en los proyectos de La Contre Allée, pero me interesaría bastante hallar libros de Egon Bondy en su catálogo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *